GRACIAS A LA VIDA (II)

– RECOGER LOS PASOS

El primer correo es una crítica y una aportación al nuevo libro:

Feliz 2010! he terminado de leer tu libro en estos días, me lo he tomado con calma, no podía ser de otra forma. Como síntesis estoy conforme con la autovaloración que haces del mismo al final. La revisión conceptual y los cambios de paradigma me parecen excelentes, los modelos, pues unos modelos más que otros. (…)

Quiero hacer te una pequeña aportación, un ejemplo más a los que citas en la pág.301, cuando aludes al hilar, tejer…:

Los campesinos del norte del Ecuador y sur de Colombia (desde Tumaco hasta la frontera) de raza negra en todas su variantes y mestizajes posibles, entre los cuales pasé unos años de mi vida, tenían la expresión “recoger los pasos” para referirse a la tarea que la persona fallecida realizaba entre el momento de la muerte al último día de la novena. El difunto recorria y recogia sus pasos (acciones), los lugares en donde habiá vivido y estado, para así presentarse delante de Dios al juicio. De esta creencia se sacaban consecuencias prácticas: a) la gente no salía del poblado durante la novena para no encontrarse con el difunto, puesto que podía estar recogiendo sus pasos por las cercanías del pueblo, y encontrarse con un espirítu es malo;b) se diferenciaba el momento de la muerte del fallecimiento definitivo (terminada la novena) y c) al final de la vida eres enjuiciado (evaluado) por todas las acciones de tu existencia (la existencia como continuo, etc..).

Un abrazo
J. B.

Sin duda una historia que merecería estar en el libro y que seguramentee estará si los lectores le concenden una 2ª edición. Algo que no sería del todo nuevo, pues JB. figura ya en mi anterior libro “Estrategias de Comunicación” con otro ejemplo singular sobre la subjetividad de la percepción humana.

Esta fue mi respuesta:

“La idea de que cuando uno muere repasa su vida, o como dicen los Tumaco con tanto acierto “recoge los pasos” podría tener soporte biológico. Se dice que en el momento de la muerte uno rebobina. Y se da el caso de que mi padre, unos minutos antes de morir, gritó “Vivan los novios” lo que le dejó a mi madre el consuelo de que en ese rebobinar había cordado, y celebrado, el momento de su boda. Le voy a preguntar a mis amigos neurocientíficos que piensan al respeto”

De hecho, es una buena pregunta para Francisco Rubia: “Fracisco te la paso de blog a blog”

– EL VIEJO PROFESOR

Fue Tierno Galván, el inovidable alcalde de Madrid con el que tuve el gusto de trabajar, el que mereció ese título. Pero todos los que estamos en la docencia terminamos (si hay suerte) siendo viejhos porfesores. Y la verdad es que, aunque uno no espera nada, es grato ver que alguien se acuerda del intento que, con mejor o peor fortuna, hemos hecho en las aulas. Por eso traigo aquí el correo de una alumna de hace no se ya cuantos años, y a la que hace tiempo que no veo, que hoy desempeña un cargo relevante en una multinacional de la comunicación:

!Felices Fiestas!. Después de tantos años no quiero dejar de felicitarle recordando y agradeciendo lo que aprendí en sus clases en la Facultad.
N.E.

Aquí no hay preguntas, tan solo emociones

Y después de todo esto … cómo no vamos a darle gracias a la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba