¿Es posible una lectura en clave positiva de las situaciones sociales?

“Si quieres enriquecerte no debes profundizar en la pobreza ni sus mecanismos. Si quieres mejorar tu salud, no debes pensar en la enfermedad ni sus mecanismos. En las facultades de medicina se estudia mucho la enfermedad, pero no la salud”
Deepack Chopra, endocrino

“Los problemas son oportunidades disfrazadas”
Sabiduría popular china

El 4º Cambio que propone la Nueva Teoría Estratégica (NTE) es el cambio en el enfoque: de ciencia del conflicto a ciencia de la oportunidad. Las razones que están detrás de este cambio son evidentes.

La estrategia nació hace 2500 años para el conflicto armado. En la Teoría de los Juegos y en el enfoque managerial tradicional solo son jugadores los adversarios o, en su versión mercantil, los competidores, pero no los aliados. Un enfoque tal da por supuesto la existencia de un conflicto subyacente en el que los jugadores/actores compiten por algo que si uno se lo lleva, los otros lo pierden. Es la lógica de los juegos de suma cero. Pero la propia teoría de los juegos amplió con Nash (beautiful mind) estas situaciones a otras de suma distinta de cero en la que todos pueden ganar o perder. En este nuevo planeamiento, el conflicto subyacente sigue existiendo pero se resuelve negociando, o lo que es lo mismo renunciando cada cual a sus óptimos individuales, para encontrar un optimo del conjunto, allí donde debería cerrarse la negociación.

Décadas más tarde Nalebuff y Brandenburger nos hablarían de coo-petencia: competir cooperando. Aquí también el conflicto subyacente sigue existiendo pero los actores saben separar la parte de sus relaciones que es conflictiva de aquella en que los intereses son comunes. Lo vemos todos los días en la Patronales y todavía más evidente entre los comerciantes de una misma zona cuando promueven campañas conjuntas para generar tráfico en dicha zona.

Con estos antecedentes nadie puede extrañarse de que hayamos heredado una cultura en la que las partes piensan más en los conflictos que en la cooperación, más en los problemas que en las oportunidades. Sin duda es una mala cultura siempre, pero todavía lo es más en tiempos de crisis como los que estamos viviendo.

Muy lejos de esas posiciones la NTE reivindica una Estrategia concebida como ciencia de la articulación social, orientada a obtener acuerdos (siempre posibles aunque casi nuca fáciles) y a sacar partido de las oportunidades (tanto las visibles como las disfrazadas). No hay nada de “buenismo” ni de ingenuidad en este planeamiento. Aquellos que ya lo practican saben lo altamente rentable que puede llegar a ser este nuevo enfoque Tan solo exige un poco de valor para cambiar tantos años de tendencia contraria. Damos pues la bienvenida a estas dos frases que desde la lejanía en el tiempo y el espacio vienen en nuestro apoyo y reivindican una lectura en clave positiva de las situaciones sociales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba