Crónicas desde Colombia (II).

A diferencia de otros países latinos (que es de 7 o de 5) en España la escala de puntuación académica es de 0 a 10. Y, por eso, Bo Derek fue en su día “la chica 10”, porque puntuaba lo máximo en todo. Por eso cuando decimos que  alguien es100 en algo se suele tratar de una exageración laudatoria. Lo que los romanos llamaban un “dolus bonus”. Pero Vds. verán que en este caso no es tanto una exageración como hacer justicia a una realidad.
 

La Universidad Autónoma de Occidente es la Universidad nº 100 en que imparto como profesor invitado. Un hecho que recordábamos en el auditorio principal de la UAO ante 300 asistentes en una nueva edición de los Diálogos DIRCOM en la que tuve el honor de ser conferencista.
 

La UAO es 100 en cordialidad. Una cordialidad natural y espontánea que irradia de todos sus miembros, pero que quisiera personalizar en la figura de su Decano el Dr. Álvaro Rojas Guzmán, Presidente de FELAFACS. Nos conocimos hace ya unos años en Ecuador en la Universidad Técnica Particular de Loja (UTP) en un congreso de la OCCLAC. Todavía no sé cómo fuimos a coincidir entre más de 2,000 congresistas, y es que la cordialidad de Rojas hizo inevitable el contacto. Nos volvimos a encontrar en Cartagena de Indias en 2008 en el Encuentro Anual de FISEC, y más recientemente el año pasado en la Benemérita Universidad de Puebla con motivo de la II Bienal Iberoaméricana sobre Comunicación Estratégica impulsada por Jesús Galindo Cáceres y la Decana Patricia Durán. Un rosario de encuentros distanciados en el tiempo y en el espacio en el que siempre retomábamos la conversación interrumpida, un “decíamos ayer”.
 

La UAO es 100 en hospitalidad, esta vez lo personalizo en la profesora Marisol Gómez Salinas, mi ángel  tutelar aquí en Cali. Una de las mejores organizadores que he conocido, preocupada constantemente por mi y por mi agenda y porque no me vaya de Cali sin conocer los distintos ángulos de esta bella ciudad y de sus habitantes
 

La UAO es 100 en integración. Entre alumnos  y profesores, entre educación e investigación, entre edificación y naturaleza ( a veces no sabía si estaba en un jardín botánico), entre lo que es y lo que quiere ser, presente y futuro…
 

Imposible de citaros de uno en uno, gracias a todos. Os amenazo con volver…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba